< tr>

Botin

El Restaurante
Nuestra Carta
Sobre Nosotros
Reservas On Line
Dónde Estamos
Newsletter
Noticias Botín
BLOG
Música de Botín
Eventos

MADE IN AMERICA

Lo que ahora llamamos Cocina Mediterránea, tan valorada en los últimos tiempos, n sería posible sin los alimentos que llegaron de América, tras el descubrimiento de este continente en 1492.
Los productos llegados de América aportaron nos solo sabor, sino también color a los platos de nuestra gastronomía, que hasta entonces lucían un color más bien blanco o a veces verdoso por el uso del perejil. También el paisaje agrícola sufrió una importante transformación con los nuevos cultivos.
¿Qué habría sido de nuestra cocina y de la italiana sin el tomate? O ¿Qué pasaría si no tuviéramos patatas? Un alimento que ahora es tan básico como este tubérculo, no existiría en Europa si los conquistadores no la hubiesen traido. La patata se convirtió en la base de la dieta de los pobres, hasta el punto de que, varias malas cocsechas dieron lugar a una terrible hambruna que dio lugar a una gran corriente migratoria, desde Irlanda a Estados Unidos, a mediados del siglo XIX. Por no hablar de que sería de nosotros sin la tortilla de patatas…Y qué decir del chocolate, uno de los ingredientes más utilizados en nuestra reposterìa.
No podemos olvidar, entre los productos venidos de América, el tabaco. Esta palnta fue descubierta por los españoles en su primer viaje. Les llamaba mucho la atención ver como los indios( y las indias también) mascaban las hojas de una planta, pero no vieron como lo fumaban hasta que no llegaron a Cuba. En un primer momento, los españoles no entendían que placer obtenían los indios, al andar todo el día con un tizón en la mano al que le daban largas chupadas. Que lejos estaban nuestros antepasados de imaginar que estaban ante lo que sería, con el tiempo, uno de los mayores “vicios” y, en consecuencia, uno de los peores males de la humanidad.
Además de los ya señalados, también llegaron de América alimentos como el maíz, las berenjenas, los calabacines, los pimientos, las judías, los cacahuetes, la vainilla, el pavo, el aguacate, la piña, las chirimoyas… y digo yo ¿qué comerían nuestros antepasados antes del descubrimiento de América?

EL AYUNTAMIENTO HOMENAJEA A LOS SOLES REPSOL

Recientemente, el Ayuntamiento de Madrid ha homenajeado a los restaurantes madrileños galardonados con soles Repsol, por su labor de difusión y prestigio de la gastronomía madrileña. Botín tiene el honor de figurar entre entre los 77 templos de la gastronomía madrileña que, además de ser seleccionados por la guía Repsol, han sido premiados con sus soles. Estos representan el compromiso Repsol con la Gastronomía, mostrando el mapa de los mejores restaurantes de nuestro país .
Madrid se encuentra entre las grandes potencias culinarias del mundo. El pasado año, los visitantes extranjeros se gastaron 671 millones de euros, en comer en restaurantes de nuestra ciudad. Es por ello que el Ayuntamiento ha decidido conceder, este año, la Medalla de Oro de la Ciudad a la Gastronomía Madrileña, distinción que se entregara el 15 de mayo, festividad de San Isidro, su patrón.
La Gastronomía se convierte, de esta forma, en uno de los ejes principales la promoción del nuevo Plan Estratégico de Madrid 2015-2019. Un proyecto destinado a promocionar Madrid en 18 ciudades españolas y 30 extranjeras de países como USA, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Rusia, Japón, México, Brasil, China, Bélgica, Portugal e India.

EL MAJISMO

El “Majismo” o “Moda Goyesca” es un movimiento que surgió en el siglo XVIII y que supuso un acercamiento de las clases privilegiadas a los usos y costumbres del pueblo llano.
En el Madrid de la época convivían el estilo y la moda castiza que reivindicaba los valores nacionales con una moda internacional llegada del otro lado de los Pirineos. Un claro ejemplo de ello es el cuadro “La gallina ciega” de Goya (auténtico “fotógrafo” de la moda de la época). La moda castiza estaba representada por los “Majos” y “Majas”. Estos personajes provenían de barrios humildes y desempeñaban los oficios más diversos. Se distinguían no solo por su forma de vestir sino también por su actitud, con mucha seguridad en sí mismos, coquetas y descaradas, ellas; valientes y desafiantes, ellos. Su popularidad y su atractivo llegó a tanto que pronto empezaron a ser imitados por gentes de clase alta, que adoptaron la forma de vestir de la gente humilde pero con telas y adornos mucho más lujosos.
Estos “Majos” y “Majas” también eran llamados “Manolos” y “Manolas” y, posteriormente, “Goyescos” y “Goyescas”. En el caso de los hombres, esta indumentaria dio lugar a los trajes que, actualmente, utilizan los toreros.

FERIA DE SAN ISIDRO 2015

Los aficionados a los toros, en Madrid, están de enhorabuena ya que van a poder disfrutar de un mes completo de festejos. Esta feria convoca a 43 matadores, 8 novilleros, 10 rejoneadores y 28 ganaderías.

LA CASA DE LA CARNICERÍA SERÁ UN HOTEL

El Ayuntamiento de Madrid alquilará el edificio histórico de la Casa de la Carnicería, ubicado en el número 3 de la Plaza Mayor, para que se sitúe en su lugar un hotel de 3 o 4 estrellas. En la actualidad el edificio se encuentra abandonado y algo deteriorado, a la espera de su nueva función.
El Consistorio madrileño pide un mínimo de 300.000 euros al año y el contrato de alquiler tendría una duración de 40 años prorrogable a 75.
Se desconoce la fecha exacta en la que se construyó el edificio pero lo que sí que es seguro que que fue reconstruido completamente en 1631 tras el incendio de la Plaza Mayor. La reconstrucción se hizo siguiendo el modelo de la Casa de la Panadería, que está situada justo en frente. A finales del siglo XIX fue sede de la Tenencia de Alcaldía y Casa de Socorro. Y en el siglo XX albergó diferentes dependencias del Ayuntamiento. Desde 2008 permanece cerrado.

HISTORIAS AUTÉNTICAS BY VIÑA POMAL

Este es el título del libro que Bodegas Bilbainas ha publicado, recogiendo cien historias únicas, sucedidas en emblemáticos restaurantes de Madrid y relatadas por las personas que están alm frente de los mismos.
Anécdotas sorprendentes, curiosas, divertidas y, a veces, tiernas, protagonizadas por famosos personajes de la vida pública (cine, política, literatura, deporte, música, etc.) y que han tenido como escenario los comedores de famosos fogones de la capital, son narradas en las páginas de este libro.
Botín, junto a otros nombres de la hostelería madrileña como Embassy, Paradis, Casa Ciríaco, Casa Alberto, La Bola, El Landó o Lhardy, entre otros; tiene el honor de aparecer en las páginas de este libro. En él se cuenta como Ava Gardner bailó descalza sobre una de las mesas de la cueva de Botín, cómo Hemingway cocinó una paella en nuestros fogones, o cómo Ingrid Betancourt, en pleno secuestro, se consolaba con su compañero de cautiverio proyectando celebrar su liberación en Botín, degustando un cochinillo, cosa que pudieron hacer, afortunadamente, tras su liberación. Estas anécdotas aparecen contadas, también en la contraportada del libro.
Bonita iniciativa de Bodegas Bilbainas, que sin duda hará las delicias de todos los lectores de estas “Historias auténticas by Viña Pomal”.
Viña Pomal fue uno de los primeros vinos españoles que salió al extranjero, a comienzos del siglo XX. En 1926, la bodega contaba con un centro de embotellado en Londres desde donde se distribuía el vino a toda Inglaterra, país en el que alcanzó un gran prestigio. Como anécdota, señalar que la bodega regaló al entonces Primer Ministro Winston Churchill, una caja de vino en 1953, hecho que recogió la prensa británica.

EL HUMILDE GARBANZO

Se aproxima la Semana Santa y estamos inmersos en época de comer potaje, una receta muy típica de la cuaresma y de la propia festividad de Semana Santa. Y entre los ingredientes principales del potaje está el garbanzo, una leguminosa cuyo nombre latino es “Cicer arietinum”. Su cultivo está muy extendido en todo el Mediterráneo y en la India.
Parece ser que esta legumbre comenzó a cultivarse en la zona de Grecia, Turquía y Siria, desde donde se extendió al resto del mundo. A España llegó de la mano de los cartagineses cuando iban de camino a Roma y fueron los conquistadores españoles los que lo llevaron a América.
Su consumo siempre se ha relacionado con la alimentación de las clases humildes al ser un buen alimento y, a la vez, bastante económico. Pero en la actualidad, el garbanzo se ha reivindicado a si mismo y ocupa un lugar de honor en la gastronomía mediterránea en general y en la española en particular. En nuestro país es el protagonista de algunas recetas clásicas de nuestra cocina: el ya señalad potaje, el cocido madrileño, los callos con garbanzos…
Se trata de un producto muy nutritivo. Rico en proteínas, almidón y lípidos (ácido oleico y linoleico, ambos insaturados y carentes de colesterol), también es rico en fibra.
En España podemos distinguir cinco variedades principales de garbanzos: el castellano ( de tamaño medios o grande y color amarillento), es el más consumido; el garbanzo lechoso ( con surcos muy marcados y más blanco), es el más apreciado por el consumidor; el garbanzo venoso andaluz (grueso y más alargado); el chamad, un híbrido del garbanzo andaluz y el castellano; y, por último, el pedrosillano (pequeño, redondo y que se cultiva, sobre todo, en las dos Castillas).

MÁS FRESÓN QUE FRESAS

Las fruterías, en estas fechas prácticamente primaverales, empiezan a teñirse de color rojo. Un rojo tentador que no es otro que el del fresón y las fresas, tan propios de esta época. Pero la realidad es que se trata de dos frutos distintos que poco tienen que ver-
Lo habitual es que se vendan fresones anunciados como fresas. Los dos frutos son Rosáceas de la familia de las Fragarias pero mientras la fresa crece salvaje, tal cual, en los bosques europeos o cultivada en huertos y jardines, el fresón es un híbrido resultado del cruce de diferentes especies.
A simple vista la fresa es muy pequeña, roja por fuera y blanca por dentro, y su sabor es muy dulce (como a chicle de fresa). El fresón es mucho más grande y cónico (amorfo, a veces), y no es tan dulce como la fresa. La realidad es que el 99% de lo que encontramos en el mercado es fresón. La fresa es francamente difícil de encontrar, de transportar y de conservar.
Aprovechen y consuman ahora este fruto, que cuando empiecen los primeros calores fuertes, adiós a las fresas… y a los fresones.

BOTÍN, OTRA VEZ LÍDER EN REDES SOCIALES

Como ya viene siendo habitual, Diego Coquillat, experto en redes sociales para restaurantes, ha hecho públicos los datos correspondientes a 2014, referidos a los 10 restaurantes independientes que mejores resultados han obtenido en redes sociales.
Una vez más nos sentimos unos privilegiados ya que Botín ocupa el primer lugar en Twitter, el octavo en Facebook y el tercero en YouTube. Desde aquí queremos agradecer su trabajo a nuestro equipo de comunicación y sobre todo a a la gran legión de amigos que nos siguen en redes sociales. Esperamos seguir cumpliendo vuestras expectativas y suscitando vuestro interés durante mucho tiempo.
He aquí un buen ejemplo de cómo se conjugan tradición y modernidad: el restaurante más antiguo del mundo, líder en algo tan actual, y ya cotidiano, como las redes sociales. Hay que renovarse…

BOTÍN EN “IDUS DE JULIO”

“Idus de julio” es la primera novela de Felipe Ortín, un escritor canario, nacido en 1971 en Tenerife y afincado en Barcelona desde 1989 donde, además de realizar sus estudios de Ingeniería de Telecomunicaciones, ha desempeñado las más curiosas ocupaciones, según sus palabras: bailarín sin gracia, cocinero chamuscado o portero de fútbol con lumbago, entre otras.
Ortín nos presenta ahora su primer trabajo literario, una novela ácida pero al mismo tiempo divertida e irónica. “Idus de julio” cuenta los avatares de la complicada vida de un alto ejecutivo que, tras regresar de un viaje de trabajo, descubre que su mujer le engaña. Sus sospechas van dirigidas hacia tres de sus amigos, pero ¿Cuál de ellos? Eso es lo que intentará descubrir. Por si esto no fuera suficiente, las cosas en el trabajo también se le ponen más que difíciles. Todo parece conducir al desastre total en la vida de nuestro protagonista… Pero tendrán que leer la novela para descubrir qué sucede al final.
Tenemos que agradecer a Felipe Ortín que haya elegido un comedor de Botín para situar una de las escenas claves de la historia y hasta haya incluido a uno de sus propietarios y directores, Carlos González, como un personaje más de la novela (él fue quien le atendió cuando Felipe Ortín acudió a Botín para documentarse).
Le deseamos mucha suerte a este escritor novel. “Idus de julio” nos ha parecido una novela con una trama muy bien llevada, entretenida y divertida. De momento la obra solo está disponible en formato de libro electrónico que pueden descargarse , si lo desean, en Amazon.



es


La Tuna en Botín      Nuestra Carta      Actualidad Botín      Reservas On Line      Localización      Grupo Botín      Visita Virtual